Conflictos en pareja. resuelvelos

¿CÓMO MANEJAR LOS CONFLICTOS EN PAREJA?

El manejo del dinero, los hijos y la sexualidad son algunas de las causas de las crisis de pareja.

Cómo evitar los Conflictos en pareja y cómo manejarlos.

Las razones de los conflictos en pareja

La distribución de las tareas. Por lo general, en la pareja hay alguien que permanece recargado de las tareas domésticas y propias de los hijos.

casi siempre es la mujer, pues por machismo se cree que debe ser solo ella la que desempeñe estas funciones.

De hecho, en muchas parejas el hombre llega al hogar a ponerse las pantuflas, ver televisión y dormir, y no colabora con nada del hogar.

El factor económico. Cuando uno de los dos gana más dinero que el otro pueden venir las humillaciones, porque el que más dinero tiene puede sentirse explotado.

Incluso tienden a agudizarse los conflictos si la mujer tiene mayor poder económico, puesto que se supone que el hombre debe ser el principal proveedor.

La sexualidad. Los problemas más comunes en este aspecto se presentan porque el hombre va a lo que va y no hay un preámbulo en la relación sexual.

Las mujeres, por ejemplo, se quejan en consulta de que ellas a veces solo necesitan abrazos o caricias, sin necesidad de que haya penetración.

La infidelidad. Si una persona tiene una relación por fuera de la pareja, o sea que decide fundar otra empresa.

lo que está haciendo es sacar dólares emocionales de la empresa de pareja e invertirlos en un satélite, lo que termina desfalcando a la empresa original y generando conflictos

porque la otra persona se da cuenta de lo que está ocurriendo y reacciona de forma negativa.

Gustos diferentes. Muchas parejas de hoy se quejan porque a la mujer le gusta ir de compras y el hombre prefiere ver fútbol, caso en el cual ninguno de los dos cede, generando conflictos.

Las familias. La intromisión de la familia de los cónyuges en las decisiones, compras, la crianza de los hijos y en general su vida privada suele ser motivo de conflictos en la pareja.

Esto debido a que con frecuencia cada quien sale en defensa de la familia de origen, lo que genera mucha agresividad de parte del otro miembro de la pareja.

¿Cómo manejar los conflictos en pareja?

Admita y reconozca los conflictos con su pareja

Pregúntese si en realidad está dispuesto a continuar con esa relación, si todavía ama a su pareja y quiere conservarla.

Establezca un diálogo maduro, tranquilo y sin maltrato físico ni psicológico con su cónyuge

luego planifiquen lo que van a hacer de ahí en adelante y evalúen cada semana los resultados.

Deje la costumbre de solucionar los conflictos en la cama.

Además entienda que si usted discutió con su pareja o la ofendió es muy posible que no tenga la disposición para el sexo.

Así que no pretenda que la otra persona se comporte como si nada hubiera pasado.

Entienda que contarle los problemas de pareja a sus amigos no es la solución.

Ellos no conviven con usted y juzgan desde otras experiencias diferentes a las suyas.

Cuando observe que los conflictos se vuelven repetitivos y que causan gran malestar en la pareja, busque ayuda profesional.

Hay 10 principios que se utilizan en sesiones de pareja y que terminan siendo muy útiles; pero antes de empezar a resolver un conflicto tenemos que preparar el terreno.

1 Debemos  tener una intención genuina y real de querer resolver este conflicto, de realmente querer estar en paz con esta otra persona y  sobre todo de querer estar con esta otra persona

2 tenemos que pensar qué ventajas me da estar mal con mi pareja,  qué ventajas me da este conflicto porque aunque esto suena raro,  los conflictos se ven como  ganancias secundarias.

Por ejemplo te permite a veces no responsabilizarte,  no tener que aceptar la parte que te toca a ti o los errores que estás cometiendo tú,  te permite no comprometerte,  te permite

No verte a ti mismo…  entonces tenemos que revisar esto;  tenemos que tener estos dos puntos bien claros y el terreno bien preparado antes de comenzar a resolver un conflicto

Ahora sí, vamos a ver los diez principios para resolver los conflictos en pareja

1: tenemos que estar de acuerdo en respetarnos

Tenemos que estar de acuerdo en tratarnos con respeto,  en no insultarnos, en no lastimarlos porque finalmente cuando lastimamos a la otra persona estos resentimientos se quedan ahí y cada vez es más difícil acercarte a la otra persona; entonces si no comenzamos con respeto pues nos vamos a resolver el conflicto con nuestra pareja.

Semillas similares

2: tenemos que estar de acuerdo que ambas partes han sido injustas porque si no hubiera sido así,  no habría conflicto; esto nos cuesta mucho trabajo, nos cuesta trabajo vernos a  nosotros mismos como injustos pero mucho más trabajo nos cuesta aceptar que fuimos injustos.

3: pedir perdón y perdonar

Este es un trabajo que por supuesto hay que hacerlo en pareja,  pero también hay que hacerlo de una manera individual. el perdón es algo que tiene que ver con un estado interior en donde nosotros finalmente queremos encontrar la paz, tenemos que pensar que nosotros merecemos esta paz y tenemos también que poder ver al otro como un ser humano que comete errores.

Como un ser humano que tiene derecho a otra oportunidad y también vernos a nosotros mismos como personas que también tenemos esta tendencia de estar cometiendo errores todo el tiempo y podemos lastimar al otro aun cuando se hacen intención.

4: no tengamos una actitud de combate

Cuando nos sentamos a veces a resolver un conflicto aprovechamos este momento para poder combatir,  para poder decirle al otro lo que pensamos cuánto nos ha lastimado… aprovechamos el momento de resolver el conflicto,  para poder atacar al otro y entonces pues me imagino que les ha pasado muchas veces,  que las cosas terminan mucho peor

5: este punto,  este principio es de vital importancia;  consiste en utilizar tres herramientas de inteligencia emocional,  que sin ellas nunca podremos resolver un conflicto.

Número uno: estar en contacto con tus emociones:

Tienes que saber qué piensas acerca de la situación y qué sientes acerca del problema.  Tienes que conocer cuál es tu estado actual, para poder controlarte,  para poder entenderte y así pedirle al otro lo que necesitas.

Número 2: estar en contacto con las emociones del otro esto es un poco más difícil de lograr, ya que no podemos entrar en la mente o en el sentir de nuestra pareja, pero podemos lograrlo, al estar atentos a lo que dicen, escuchando y viendo sus reacciones faciales y físicas. Por ejemplo si sus manos tiemblan y a esto lo acompaña un ceño fruncido, es generalmente un signo de ira, y si está hablando del problema mostrando estas señales, no hay duda de que es algo que le causa gran dolor.

Número 3 tenemos que mostrar nuestra vulnerabilidad y esto a veces parece  muy amenazante, pero la única manera de poder estar en pareja de una manera sana,  es poder conocer las necesidades del otro,  es poder abrirte a decirle al otro qué es lo que tú estás necesitando y aunque esto nos hace sentirnos vulnerables. Si ambos lo hacemos entonces estaremos de acuerdo en que los dos somos seres humanos vulnerables y con necesidades.

6: los valores

Los valores son algo que unen a la a las personas,  hablen de sus vidas, de sus experiencias, de su infancia y seguramente; aunque encontrarán algunos valores en los que no están de acuerdo

También van a encontrar valores en común y estos valores en común acercan a las personas

7 no hagas que el otro se avergüence

Tienes que dejar de sentir esta necesidad de demostrar que el otro está mal;  tienes que ser dejar de sentir esa necesidad de defender tu punto y de tener la razón, y peor aún, buscar que tu pareja se sienta mal con algún error cometido, con alguna falta, no está justificado avergonzarla; ni pública ni íntimamente.

8 no discutan ideologías

Hablar de política, de educación, de religión etc. muchas veces no nos lleva a ningún lado y mucho menos cuando estamos en un conflicto;  tenemos que saber que cada uno tiene el derecho de tener su propia ideología y eso no tiene por qué interferir en poder tener una buena relación de pareja

9 reconozcan que los dos tienen miedo

Cuando sentimos miedo es un estado de alerta,  entonces sentimos esta necesidad de defendernos, de agredir y tenemos que reconocer este miedo;  para poder eliminar esta necesidad de defendernos.  Y cuando ves  y reconoces tu miedo y vez que el tu pareja también tiene miedo,  entonces puedes ver a tu pareja  ya no como tu enemigo;  sino como una persona igual que tú,  con muchas ganas de arreglar las cosas,  pero también con mucho miedo de ser lastimado y lastimar. Reconocer y enfrentar el miedo. Ayuda enormemente a resolver cualquier conflicto

https://micomunidadcatolicaglobal.com/catecismo-de-la-iglesia-catolica-completo

10 no utilicen la terapia de pareja como el último recurso

Si no pueden solos busquen ayuda,  pero búsquenla mucho tiempo antes de que los resentimientos crezcan tanto que esta relación no se pueda rescatar. La terapia no debe ser el último recurso y ser tomado como un ring de boxeo, para tener un espacio ajeno donde descargar emociones negativas y hasta ver el terapeuta como un árbitro del que esperas que te dé la razón y te ponga el cinturón de campeón. Toma la terapia, como un alimento para tu relación en pareja, una o dos veces por año, así te ayudará a mantenerla sana.

Un último consejo es de vital importancia el trabajo individual tanto como el trabajo de pareja pero tienes que aprender a cuidarte a ti y cuidar al otro.

Recuerda compartir esta semilla en tus redes sociales, para que más parejas puedan relacionarse mejor

La Santa Biblia te habla  sobre  las parejas

1 Corintios 13: 4-8 El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso.

No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor.

El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor jamás se extingue”

Génesis 2: 24 “Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser”.

1 Corintios 7:3-5 Que el esposo dé a su esposa lo que le es debido; pero que la esposa haga lo mismo también a su esposo.

La esposa no ejerce autoridad sobre su propio cuerpo, sino su esposo; así mismo, también, el esposo no ejerce autoridad sobre su propio cuerpo, sino su esposa. No se priven de ello el uno al otro”.

https://www.facebook.com/groups/536018763467256/

Semillas recientes

  • Semillas diarias

El santo rosario Guadalupano

  • Semillas diarias

VIRGEN DE GUADALUPE: DATOS

  • Semillas diarias

Eucaristía y Santa misa

  • Semillas diarias

PIEL PERFECTA: 7 PASOS

  • Semillas diarias

Comunidad de Sembradores

Usamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestra comunidad

Read More